PÁGINA INICIAL !! EL RIVAL INTERIOR - PÁGINA DE INICIO Índice de Artículos !!
pulsa f11 para ver mejor
Psicología del Deporte
Autor: Gustavo Maure
E l Rival Interior

Entusiasmo y Eudemonía,
con Dios y con el Diablo adentro

Una ética para el deportista

Nuevo: Versión corregida y mejorada en archivos PDF

Si has tomado el camino equivocado,
no sientas lastima por ti mismo;
da la vuelta! -- Anónimo.

¿Cuál es la ruta más rápida? El camino recto - Madre Teresa de Calcuta

 

Ocurre en los combates que con frecuencia se tiene
la posibilidad de conservar la vida arrojando las armas
y pidiendo gracia al enemigo que nos domina.....
Nadie, ya esté ante el tribunal o en la guerra,
debe sustraerse a la muerte tan cobardemente.
No olvidéis, jueces, que lo verdaderamente difícil,
no es escapar de la muerte, sino el escaparse de obrar mal.

Sócrates , (habiendo sido condenado a muerte,
rehúsa pedir clemencia y se dispone a beber la cicuta)


J-L DAVID: La muerte de Sòcrates . 1787

La ética se podría definir como un conjunto de principios que enmarcan y rigen una disciplina o estilo de vida, El juego se rige por una tendencia ética, está formada por los códigos y reglamentos que gobiernan una práctica encaminada a la consecución de un fin. Proponemos una ética basada en el entusiasmo y la eudemonía , su esencia se centra en la articulación de lo divino y lo demoníaco, veamos de que manera:

Literalmente entusiasmo significa con Dios adentro, en-theos. Platón habló del entusiasmo como algo inspirado por la divinidad, es una especie de trance divino, en el estado de entusiasmo el alma se halla fuera de sí para tener su sede en la divinidad misma, forma parte de la inspiración poética, los poetas forman una cadena de inspirados , en nuestra óptica la inspiración es la recepción del hálito divino. Desde el psicoanálisis, lo nuevo, la unión, lo creativo se centran en Eros , de aquí surgen la pasión y la magia del arte en el deporte. En el capítulo sobre inteligencia inconciente desarrollaremos las interesantes relaciones que se establecen entre el genio y el entusiasmo, aquí nos ocuparemos básicamente de los problemas éticos que implica el manejo de la agresividad.

Freud puso de relieve el carácter demoníaco de la pulsión.
Una tendencia contraria al bienestar del sujeto.

¿Que es la eudemonía?, aparentemente sería lo contrario de entusiasmo, ya que literalmente eudemonía significa la posesión de un buen demonio, implica una manera de gozar por la cual se alcanzan la prosperidad y la felicidad. Filosóficamente se entiende por eudemonía toda tendencia ética según la cual la felicidad es el sumo bien . Pero nos apartamos de la satisfacción corta e inmediata y nos unimos al camino de la satisfacción final producto del esfuerzo prolongado, esta es la verdadera felicidad, o por lo menos la que dura más. Es la que proviene de la realización del deseo entendido como proyecto y dominio del mundo pulsional, en este sentido constituir y organizar el deseo implica una elevación espiritual.


Gárgola ubicada en la catedral Notre Dame de Paris

El demonio en psicoanálisis es el ello, pero se trata del ello no pulido por el inconciente, es también la bestia en el sentido apocalíptico del término (la bestia tiene número de hombre... es decir está en cada uno de nosotros ) . La eudemonía en sentido filosófico, significaría, dejarse poseer, dejarse llevar, por el buen Lucifer transformado en positivo. El problema ético que se nos presenta es poder discernir cual es un buen demonio .

La eudemonía en el sentido que le han dado los estoicos, es un interesante ejemplo de un provechoso trabajo sobre el ello , al que Freud siempre atribuyó una carácter demoníaco, dado su carácter de pasión negativa, pero que en función de la superación personal llega a alcanzar la forma de fuerza psíquica a la que hemos dado el nombre de valía . El deportista puede tomar de los estoicos este constante batallar frente a sus pasiones adversas, con permanente superación del nerviosismo, la intranquilidad, la zozobra y particularmente de la angustia. Es una transformación de la agresividad burda en actitud e inteligencia deportiva. Forma parte de un dominio personal difícil de alcanzar pero del cual los estoicos han dado un digno ejemplo.


Bolivia - Máscara china supay

Es "mejor" persona, si se quiere, la que ha descargado sanamente su agresividad que aquella que la acumula por represión.

¿Podríamos definir una ética eudemónica aplicada al deporte? Y particularmente ¿Puede el jugador formar su propia y particular eudemonía? Entiendo que sí; es una forma de dejarse llevar por su traducción literal, por la posesión del buen demonio .en el juego. Dentro de las reglas y normativas, se trata de alcanzar una especie de maldad sana que no vacila . Esta particularidad conforma el estilo de personalidad ganadora. La agresividad sublimada permite desarrollar la presencia de ánimo necesaria para estructurar la personalidad de un campeón.

Si el jugador quiere ganar necesita ser extremadamente agresivo, sorpresivo, certero e inteligente. Debe tener solvencia psíquica para soportar las tensiones, mente fría para descubrir y atacar el punto débil del rival y así vulnerar su defensa. Siempre deberá tener la personalidad más fuerte que la de su oponente. Todas estas condiciones surgen de la capacidad de sublimación de la agresividad. El timorato no llega a nada y el descontrolado menos. Este planteo nos pone de lleno en el destino de los impulsos destructivos, de su adecuación y de su encauzamiento. En el juego se canalizan muchos conflictos psíquicos, presiones y exigencias familiares, odios y rivalidades fraternas junto con amor bajo la forma de compensación a los padres de sus frustraciones, el jugador es siempre el resultado de una historia de tres generaciones como mínimo . Vale decir un caldero hirviente y burbujeante de pasiones, por eso ningún deportista tiene una personalidad sencilla ni son fáciles de tratar, ya que esencialmente son personas de acción y reacción. El tema es que jugamos con nuestros demonios interiores , por eso el deporte es tan bueno para la salud psíquica.

México: Diablos Rojos en Beisbol y Fútbol, Toluca

El desarrollo de la valía no implica ser una mala persona o ver limitada la capacidad de amar, muy por el contrario, una adecuada sublimación no presenta riesgos en este sentido. Las deformaciones profesionales que se presentan muestran una exagerada agresividad en el sentido vulgar del término, y lo peor es que los restos o resabios de la tendencia destructiva no sublimada no solo disminuyen el rendimiento sino que operan en contra, tanto dentro de la cancha como fuera de la misma. Los verdaderos campeones tienen valores y códigos.


Diferentes clubes del Mundo reciben el nombre de Diablos Rojos
En la foto: El Manchester de Inglaterra y el DR del América Nicaragua

La sublimación se alcanza con el agregado de los más sólidos valores culturales y descartando la agresividad en el sentido común. Esto es particularmente importante en la educación de las futuras generaciones de jugadores. El deporte debe permitir la superación personal y alcanzar una integridad de conducta, además de producir una sana diversión, particularmente en la crianza de los niños. A nivel social la promoción del deporte aparta a los chicos de las drogas y de la delincuencia juvenil, además de promover una vida sana y solidaria. Es "mejor" persona, si se quiere, aquella que ha descargado sanamente su agresividad que aquella que la acumula por represión, o el que la descarga burdamente porque no la puede transformar en buenas respuestas sublimadas. En este sentido el deporte es una especie de terapia .


Independiente de Argentina - Fútbol

 

Las únicas batallas que se pierden son las que se abandonan
Anónimo

Muchas personas, y con razón, me decían, no escribas un libro para deportistas, no leen, solo actúan. Yo aposté a que los demonios no solo son malos, sino también inteligentes, y que después de tropiezos concretos, van a buscar en estas páginas y en otras, la forma de entrenarse mentalmente y alcanzar el alma del campeón. El campeón es el que en los desafíos antiguos hacía campo y entraba en batalla. Es el héroe famoso en armas. Etimológicamente proviene del germano hampía que significa vencedor. El hampa era una forma de vida de la antigua España, particularmente en Andalucía, donde ciertos grupos formaban sociedades dedicadas a robar, cometer tropelías, fechorías y otros desafueros. Eran rufianes que usaban un lenguaje particular lleno de germanías llamado también jeringoza .

Supay o Supaya era el concepto andino prehispánico con el que los nativos denominaban a cierto dios del mal y cuando llegaron los primeros conquistadores españoles al Perú fue a este personaje al que identificaron con el diablo.

Desde una óptica de la evolución de las especies, el guerrero y el hampón son para el deportista lo que es el mono para el hombre selvático. Si el salvaje quiere sobrevivir en la jungla deberá recuperar lo que tiene de positivo de sus antecesores, descartar el pasado indeseable, sumarle la nueva inteligencia adquirida y respetar los códigos de convivencia de su tribu. La sublimación de la agresividad es fundamental para esta recuperación de la esencia del ser del deportista.

El jugador que quiera triunfar en este milenio tan competitivo deberá dar un nuevo salto evolutivo. Con la profesionalización de los entrenamientos, el comienzo temprano y el desarrollo de las técnicas médicas sobre atletismo, se ha devenido en una formación deportiva sumamente pareja. La capacidad mental, pero sobre todo el equilibrio y la garra emocional marcan hoy las mínimas diferencias que separan al campeón del jugador del montón.

 

La nueva generación de psicólogos también necesitará dar un salto evolutivo, se deberán dejar de lado las falsas antinomias entre el conductismo y el psicoanálisis, concretamente creo que es posible desarrollar ejercicios de entrenamiento psicológico que no taponen ni escondan bajo la alfombra los conflictos psicológicos inconscientes. De esta forma las falencias anímicas pueden ser extirpadas de raíz y tenderían menos a la repetición. También los encuadres de las terapias deberán adaptarse a un mundo muy veloz, el deportista tiene muy pocos años para alcanzar su meta y, como en los F1, a mayor velocidad, menor tolerancia al error .


Anónimo. El Arcángel San Miguel derrotando al demonio
con estandarte de Guadalupe. Siglo XVIII.
Estas imagenes religiosas reproducen la eterna lucha de los humanos
contra sus pasiones negativas, sexuales inadecuadas y agresivas violentas

La eudemonía es también observable en los niños, un chico que crece sano y feliz es capaz de ser travieso sin maldad intrínseca en sus actos; un pequeño demonio es transgresor al servicio de la creación y del ingenio. Un chico pícaro , travieso , diablito , es un chico sano, no se somete a ningún orden moral férreo o injustificado como fue el ideal de las escuelas de años atrás. La disciplina debe ser un medio, nunca un fin en sí mismo. Sólo sirve si se puede demostrar su utilidad para un fin noble y positivo. La disciplina como fin en sí mismo solo ha sido capaz de desarrollar represiones e inhibiciones. La disciplina válida, que es esencial, es aquella que puede demostrar su sentido y su finalidad permitiendo alcanzar un resultado positivo y placentero. Por ejemplo si te entrenás, jugás mejor , representa un medio para un fin. En cambio la disciplina que ha traído innumerables problemas es aquella que es un fin en sí misma, vale decir parásita y arbitraria, como por ejemplo los chicos no hablan en la mesa , este es un ejemplo extremo, pero existen innumerables formas sutiles como la burocracia y la represión. Un artista nunca es sumiso ni obediente, tiene su genio y a ese genio no hay que matarlo con una crianza despótica o autoritaria, tampoco puede hacer lo que se le ocurra, existen reglas de juego y respeto al otro.

El deporte es también una de las mejores herramientas de reinserción social, ya que no enseña a reprimir o sofocar la agresividad sino a darle una finalidad útil, integradora, solidaria y respetuosa del semejante. Por supuesto que no se trata de un beneficio automático, sino que es esencial la relación que entabla el entrenador con los entrenados y como se trabaja sobre la integración, la discriminación, el trabajo con los líderes positivos y con los negativos, etc.

  Destacamos que no es el deporte en sí lo que educa sino los valores en los cuales se enmarca su enseñanza. La superación interior que se promueve no debe desembocar nunca en un rígido modelo preestablecido, cosa que jamás buscaron los estoicos, cito a Séneca Cuida ante todo de ser siempre igual a ti mismo. ( ep. 35 ) La eudemonía nunca debe buscar insertar a un individuo en un molde, por bueno que este sea. El arte consiste en rescatar la propia subjetividad.

Conclusiones

Mientras que el entusiasmo se corresponde con Eros, la eudemonía representa a la pulsión thanática sublimada.

El gobierno de la hostilidad se obtiene a partir de dos elementos fundamentales; la labor de Eros (entusiasmo) sobre Thánatos y la construcción de un superyó que regule la normativa ética. El superyó está muy vinculado a lo que se tiene que hacer y es promotor interno de más de una descarga violenta, el sujeto puede reprogramar esta instancia parental y establecer modos de funcionamiento que permitan dar cauces sublimados a la belicosidad, con lo que finalmente quedará a su favor y no en su contra. El superyó se lo discierne a partir de los diálogos internos y se lo saca a la luz en las entrevistas y junto con una meticulosa observación y entendimiento de las reacciones del sujeto, se puede lograr que el trabajo de la palabra o significante eleven el ello demoníaco a la eficiencia del yo, es un trabajo del criterio (diálogo o mayéutica) por sobre la reacción en bruto. La mayéutica socrática es un trabajo de preguntas y repreguntas sobre un tema a efecto que el sujeto descubra sus falencias, en este caso el tema deberá centrarse sobre los impulsos del ello.

Es interesante citar parte del prólogo de dos autores que estudiaron exhaustivamente las artes marciales japonesas surgidas durante el período feudal y que plasmaron en el valioso libro llamado Secretos de los Samurai.

Enfrentados como estamos hoy en día a turbulencias sociales y políticas viviendo bajo la amenaza constante de una catástrofe nuclear, todos los estudios de la experiencia del hombre en el arte de la confrontación violenta han adquirido una especial relevancia. Casi todo el mundo parece estar de acuerdo en que debe intentar determinarse si el hombre estará siempre atrapado por su inclinación aparentemente constitucional a emplear cualquier método, por letal que sea, para asegurar su dominio sobre el prójimo, o si -con el tiempo- será capaz de ritualizarlos , y luego, por último transformar ese modelo. En este empeño, los detenidos estudios del pasado del hombre, con todos sus escollos y errores sangrientos, pueden demostrar ser un valioso y necesario factor en la ecuación final.

El deporte es una respuesta a esta inquietud, ya que consiste en una ritualización de la violencia implícita en el ser humano. Pero con la particularidad que brinda la sublimación, donde la hostilidad puede quedar despojada de su afán destructivo y descargarse sin perjuicio para el semejante o para los actores del ritual. Todas las técnicas japonesas en particular y orientales en general derivadas de las artes marciales y que hoy son deportes practicados y enseñados a utilizar pacíficamente son suficiente evidencia de esta evolución del arte de la guerra. La diferencia con otros deportes, como el fútbol, es que mediante sustituciones metafóricas las armas bélicas se disfrazaron de inocentes juegos, pero que movilizan pasiones y enfrentamientos que deben ser acotadas por los reglamentos.

© Gustavo Maure

® Todos los derechos reservados


Charles Meryon (1821-1868), L'Abside de Notre Dame de Paris , 1854. Etching.

© Gustavo Maure
® Todos los derechos reservados © Copyright El rival interior

Artículos Relacionados :

La Presión
ATARAXIA (Protección Emocional)
El Cocoon (Capullo)
Indiferencia Instrumental 1
Indiferencia Instrumental 2
Decálogo del Triunfador
Los siete pecados capitales del deportista
Budismo Zen. La Religión de los Samurai
La angustia escénica
La angustia escénica y la mirada del Otro
Las oscilaciones de rendimiento
Canalización de la agresividad
La Batalla Simbólica
Un guerrero temible
El Control Emocional
Efectos de la Presión Psicológica en el Funcionamiento Cerebral
Las dificultades en la definición o cierre del Partido
Actitud Mental en la ejecución de penales
El Circo Romano
El Cazador y la Presa
Biografías: Ulises
Biografías: Aquiles
¿ Que es el Estrés ?
Destellos del Super Hombre - El Taoísmo en el arte de la guerra
Pasión y Muerte en las lesiones psicosomáicas
El Despertador o las Pastillass - Uso y abuso de los psicofármacos

Fuentes :   Bibliografía, Imágenes y Textos Recomendados   

Bibliografía

Mencionaría, entre los muchos buenos profesionales de nuestro medio, al Lic. Ariel Borenzstein que ha trabajado sistemáticamente las dos caras del conflicto, tanto conductual como analítica.

Platón, Diálogos, Grandes Obras de la literatura, Madrid, Editorial Alba, 1996, pág. 45-46

Ferrater Mora, José. Diccionario de Filosofía , Tomo I, Buenos Aires, Editorial Sudamericana, 1971, 5° edición, pág. 534-535

Ferrater Mora, José. Diccionario de Filosofía , Tomo I, Buenos Aires, Editorial Sudamericana, 1971, 5° edición, pág. 600-601

Ratti, Oscar y Wetsbrook, Adela. Secretos del Samurai. Estudio de las artes marciales del Japón Feudal, Introducción , Barcelona, 2000, Editorial Paidotribo, prólogo, pág. 21.



Tus rivales tendrían que empezar a preocuparse,
cuando termines de leer este sitio, vas a entrar a la cancha con esta mirada

Política de Imágenes

gustavomaure@gmail.com
Página Inicial

Vamos por más !

Indice de Textos
INDICE DE TEXTOS